martes, 1 de diciembre de 2015

Ghost - 30/11/2015. Sala Apolo, Barcelona.

Expectación máxima para ver al nuevo (ejem) Papa Emeritus III acompañado por sus fieles Nameless Ghouls. Pocos grupos en la actualidad levantan tantas pasiones y aversiones como Ghost. O los amas o los odias, no hay punto medio con ellos. Es innegable que, tras tres discos impecables, Ghost están a día de hoy en su mejor momento ofreciendo conciertos muy espectaculares, como este de la Sala Apolo en Barcelona.
Ya había tenido ocasión de ver a Ghost en el Sonisphere de Barcelona de 2014. Aunque no fue un mal concierto, su puesta en escena e impacto visual pierden mucho a plena luz del día. Ghost es el grupo idóneo para ver en un sala como la Apolo, donde su teatralidad y parafernalia escénica cobran todo el sentido.


A ritmo de Masked Ball, incluida en la banda sonora de la película póstuma de Stanley Kubrick, salieron a escena los Nameless Ghouls preparados para dar inicio a la ceremonia. El todopoderoso Papa Emeritus III fue el último en aparecer dando inicio a la liturgia con Spirit. Las nuevas máscaras de los Nameless Ghouls son elegantes a la par que inquietantes y, junto a los atuendos de Emeritus III, dibujan una teatralidad impactante e impecable.
Ghost consiguen que vuelvas a sentirte como un adolescente atrapándote con un espectáculo que parece salido del mejor cómic pulp de terror. Todo está milimétricamente estudiado, desde el incensario en Con Clavi Con Dio, hasta las monjas repartiendo hostias en Body And Blood.
Aunque la imagen es una parte importante en Ghost el repertorio de canciones que tienen no necesita atrezzo alguno, ya que poseen verdaderos himnos que fueron coreados a viva voz por todos los feligreses.

Foto: Xavier Mercadé
Tras Spirit la ceremonia continuó sin descanso con From The Pinnacle To The Pit, Ritual y la contundente Per Aspera Ad Inferni
La euforia se desató en más de una ocasión con joyas como Cirice, Absolution o Year Zero que fue uno de los grandes momentos de la noche. Impagable sentir como toda la sala invocaba al unísono y contundentemente al maligno con diferentes nombres, con Emeritus III ejerciendo de perfecto maestro de ceremonias.
La misteriosa Spokesonat daba paso a He Is que fue, de nuevo, una poderosa demostración de éxtasis colectivo. Esta balada preciosista me recuerda a una mezcla entre los enigmáticos temas de los Blue Oÿster Cult setenteros y las melodías pop de Duran Duran

Ni Papa Hemeritus III ni los Nameless Ghouls son grandes virtuosos pero la banda suena compacta, impecable, ejecutando todos los temas a la perfección. Además gozaron de un sonido extraordinario. Emeritus III cubre sus limitaciones vocales con un carisma desbordante y, sobretodo, con grandes dosis de humor. Hacia la mitad del concierto hasta el final Emeritus III se despojó de sus atuendos papales para reconvertirse en una especie de elegante cabaretista de ultra tumba.

Se despidieron antes del bis con If You Have Ghosts, la versión de Roky Erickson que han hecho suya. La frase incluida en la canción les va como anillo al dedo: "If You Have Ghosts, you've everything".
Con Monstrance Clock acabó el culto al son de “Come together, together as a one. Come together for Lucifer’s son”, dejándonos con ganas de más.


No creo que nadie saliese decepcionado tras la catarsis general vivida en la, durante hora y media, eclesiástica sala Apolo. Uno de los mejores conciertos que he podido ver este año. 


Foto: Xavier Mercadé
Setlist:

01. Spirit
02. From the Pinnacle to the Pit
03. Ritual
04. Con Clavi Con Dio
05. Per Aspera ad Inferi
06. Body and Blood
07. Devil Church
08. Cirice
09. Year Zero
10. Spöksonat
11. He Is
12. Absolution
13. Mummy Dust
14. Ghuleh/Zombie Queen
15. If You Have Ghosts (Roky Erickson cover)

Encore:

16. Monstrance Clock




Crónica aparecida en su día en la revista Rock Popular1:




1 comentario :

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...