lunes, 8 de mayo de 2017

Jimmy Barnatán & The Cocooners - Escola-Taller de Blues de Barcelona- 05/05/2017


Hasta hace pocos días solo conocía la faceta de actor de Jimmy Barnatán. Ni idea de que fuese tan polifacético y se dedicase a escribir libros (tiene un par publicados hasta la fecha) ni a esto de la música. Tras la insistencia de un par de colegas de que Barnatán es una verdadera fiera escénica decidí ir y comprobarlo por mí mismo. Los clichés son muy malos y yo tenía encasillado a Barnatán sólo como actor de algunas películas o series televisivas. No las tenía todas, la verdad, pero tras el conciertazo del pasado viernes en la Escola-Taller de Blues de Barcelona, Jimmy ha borrado de un plumazo la imagen que tenía de él: este tipo es un verdadero rockanroller, con alma de negro y carisma desbordante.
Pocas, muy pocas personas nos dimos cita en la Escola-Taller de Blues de Barcelona, un reciento con una calidez especial, ideal para la propuesta musical de Jimmy Barnatán & The Cocooners  (o lo que es lo mismo Sergio González a la guitarra, Rubén Rodríguez a la bateria y Dani Simons y Ángel Camacho compartiendo labores al bajo). Poco pareció afectarles la escasa afluencia de público ya que Barnatán y su banda lo dieron todo sobre el escenario, como si estuviesen tocando delante de una gran multitud.



El pequeño Jimmy crece como un gigante en cuanto se sube al escenario. Ya desde el primer tema me atrapó con una voz llena de matices y un gran dominio del escenario. Las constantes bromas y anécdotas que Jimmy compartía con banda y público dotaron el concierto de gran ritmo: imposible despegar ni un segundo la mirada del escenario.

Su último disco, Bourbon Church, viene cargado con once magníficas composiciones de Rhythm’N’Blues, con lujosos coros góspel incluidos, que adornan elegantemente algunos de los temas. Y es que Jimmy se crió entre Santander y New York, donde su abuela lo llevaba habitualmente a las misas de góspel del barrio de Harlem. Todo ese poso que adquirió de pequeño se nota en la manera de cantar, de componer y de entender la música. El blues que se marcó junto a Sergio Gónzalez, una auténtica fiera a las seis cuerdas, fue mágico. Puro feeling. Incluso se atreven con sonoridades country (I'm Alone) y hasta bossa nova (Strange Fly Of The Bird) saliendo más que victoriosos del invento.


Jimmy remarcó unas cuantas veces que en l'Escola de Blues se sentía cómo en casa y así es ya que Willi, el director de la escuela, subió a tocar el saxo con ellos. Todo un detalle que quedó de lujo.
Tocaron un buen puñado de temas del nuevo disco (Bad NewsRocking & Swimming & Rocking On, Bourbon Church) que compaginaron con algunas canciones de discos anteriores más alguna que otra versión. Con un enorme Roadhouse Blues, con la que aprovecharon para presentar a la banda, dieron por finalizadas casi dos horas de auténtica ceremonia musical donde el rock, el blues, el funky y soul camparon a sus anchas.


Sin duda estaré atento a lo que hagan Jimmy y sus inseparables Cocooners en el futuro. Eso sí: la próxima vez, cuando vuelvan por aquí, no dudaré ni un segundo en acercarme de nuevo a verlos. Un verdadero placer y una grata sorpresa.


No hay comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...